Aprender a Perdonar

Pedir perdón para sanar heridas.Todos sentimos dolor en nuestras vidas, y queremos deshacernos de él, queremos afrontar dificultades, el problema es que no todos están dispuestos a investigar las causas de este dolor. El perdón es una de las herramientas más efectivas para curar estas heridas y dejar atrás el pasado. Mi intención en este blog es que entendamos algunos conceptos importantes del perdón e integremos como actitud ante la vida.

¿Qué es el perdón?

El perdón es la decisión de mirarte a ti mismo o de mirarle al otro con compasión y comprensión, entendiendo que todos cometemos errores.

Ahora, algunos pueden preguntarse ¿qué es la compasión? Es la capacidad de entender que en el fondo nadie es malo, por eso empieza a ver los errores como aprendizaje y no como un acto irreparable que juzgamos constantemente. Los errores están ahí como una lección de vida y nos dan la oportunidad de cambiar.

¿Por qué es importante perdonar?

El perdón sana, porque al tener una actitud amorosa y comprensiva, eliminamos la posibilidad de acabar con el odio o el resentimiento. Muchos estudios médicos ya han demostrado que guardar rencor y odio puede enfermarnos, así que nos estamos haciendo un gran favor al perdonar. Hay que pedir perdón para sanar heridas.

El perdón también nos empodera porque es una experiencia donde liberamos emociones negativas como la ira y el odio que se alimentan del pasado y luego nos permite disfrutar el presente y abrirnos a más posibilidades y mejores para el futuro

Aprender a perdonar

Algunas situaciones le serán fáciles de perdonar, pero otras no. El perdón es un viaje con diferentes etapas, y el viaje depende de la profundidad de la herida a sanar y de cuánto tiempo tienes estos rencores y dolores.

El perdón es una práctica diaria donde gradualmente cambiamos nuestras reacciones negativas, juicios y emociones a una situación y las reemplazamos por actitudes basadas en el amor y que nos conectan con nuestra esencia.

¿Cómo perdonar?

Concéntrese en su dolor y la causa del dolor.

Lo primero es liberar las emociones negativas de odio y resentimiento, y para eso debemos permitirnos expresarlas sin filtro. La mejor manera es la catarsis. Escribe, llora, grita, patea y golpea una almohada si es necesario.

El segundo paso es tomar conciencia del error, sin culparse a sí mismo ni al otro, entendiendo que los errores ocurren. Tomar la decisión de dejar atrás esas emociones y ceñirse al aprendizaje, el que nos impulsa a cambiar.

El tercer paso, debemos llenarnos de emociones positivas y de amor o compasión

Siga los pasos anteriores tantas veces como lo considere necesario hasta que pueda integrar gradualmente más y más compasión, comprensión y emociones positivas en su vida.

Categorías: Bienestar

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *