El Control de Colesterol

Para conseguir controlar el colesterol y los trigliceridos, debemos pensar en las cosas que afectan al nivel de colesterol. Después confeccionar un plan práctico para introducir los cambios que se necesita para reducir el nivel de colesterol y los trigliceridos.

El ejercicio regular aumenta el nivel de colesterol “bueno”, que se conoce como HDL. El HDL ayuda a eliminar el LDL de la sangre. Recordemos que es el colesterol LDL el que puede formar placas en las paredes de las arterias.

También es importante recordar que el corazón es un músculo que, como cualquier otro, ha de estar activo. Esa es otra razón por la que el ejercicio resulta tan importante para mantenerse sano y tener una vida bella.

Consultemos a nuestro médico sobre el programa de ejercicio más indicado para nosotros. El objetivo más común de ejercicio cardio-saludable consiste en practicar 30 minutos de ejercicio moderado 3 a 5 veces por semana.

Muchas personas con colesterol o trigliceridos altos descubren que al principio les va muy bien el ejercicio, pero con el tiempo encuentran razones para dejarlo. Le resultará más fácil seguir su programa de ejercicio si:

Practicar varios tipos de ejercicio, no uno solo.
No empezar demasiado bruscamente.
Sobre todo, hacer algo que lo disfrutemos.

Todo el mundo debe hacer ejercicio físico, pero esto es especialmente importante si se pretende reducir el colesterol. El ejercicio puede marcar una enorme diferencia en la reducción del riesgo de padecer enfermedades del corazón, y además nos ayudará a reducir de peso. Una vez que se haya empezado, uno se sorprenderá de lo bien que se encuentra y de la mejoría en el aspecto.

Seamos más activo en nuestra rutina diaria.

Tratemos de caminar siempre que nos sea posible, en vez de conducir o de usar el transporte público. Caminar es una excelente forma de ejercicio que se puede practicar sin riesgo prácticamente todo el mundo.
Utilicemos las escaleras en lugar del ascensor. Subir escaleras ejercita la parte inferior del cuerpo (caderas, muslos y piernas) y fortalece.
Pasar el aspirador, cortar el césped, ocuparse del jardín y otras tareas domésticas también incrementan el nivel de actividad.
Si hay algo que debemos recordar sobre la dieta saludable, sería evitar la grasa, especialmente las grasas saturadas. Mejor eso que “dieta baja en colesterol”, que significa eliminar tantas grasas como sea posible.

La reducción de la grasa de la dieta le beneficia de dos formas:

Facilita la pérdida de peso.
Ayuda a reducir el colesterol.
Alimentos de elección

Cereales integrales.
Fruta fresca.
Hortalizas.
Frutos secos.
Legumbres.
Pescado.
Pollo.
Aceite de oliva, lino, sésamo.

Consejos para comer en un restaurante

Optemos por los alimentos al horno o a la parrilla, no fritos.
Evitemos las salsas.
Evitemos los aperitivos a base de queso y embutidos.
Pidamos que pongan las salsas a un lado del plato.

En algunas personas que tienen el colesterol alto no bastan la dieta y el ejercicio. En estos casos se debe recurrir a la medicación, siempre el médico así lo considere y será solo el médico quien prescribirá lo medicamentos. La medicación nunca debe ser auto-medicada ni prescrita por otro profesional que no sea el medico calificado.

Los medicamentos para reducir el colesterol funcionan de diversas formas. Las dos más habituales son:

Retardar la producción de LDL por e organismo
Hacer que el organismo convierta el exceso de colesterol en ácidos útiles que ayuden a la digestión

Recordar:

Los medicamentos no curan el colesterol alto como los antibióticos curan una infección de oído, pero para la mayoría de la gente son la clave para mantener el colesterol bajo control.

Controlar el riesgo innecesario. Es importante recordar que es posible evitar las enfermedades del corazón mediante el control de las situaciones que constituyen un riesgo:

Mantener la tensión arterial donde corresponde.
Mantener el nivel de colesterol donde corresponde.
Mantener el peso adecuado para el organismo.
Encontrar un programa de ejercicio del que se pueda disfrutar.
Si se fuma, tratar de dejarlo.
Consultar al médico cómo se puede reducir el riesgo de padecer enfermedades vasculares y cardiacas.

Consejos para recordar la medicación:

Aprovechar los acontecimientos diarios, como la cena o la hora de acostarse, para acordarse de tomar los medicamentos, en vez de guiarse por el reloj.
Guardar los medicamentos en un sitio seguro, pero donde no se pueda olvidarlos.
Tener un frasco de medicación de repuesto en el trabajo, en el bolso o en el maletín.
Si se tiene alguna duda, consultemos a nuestro médico.

Este compendio de datos y consejos, definitivamente será una guía sumamente útil para el objetivo de controlar el colesterol.

De cualquier modo, todo lo relacionado con nuestra salud debe ser siempre previa consulta médica o con el profesional de la salud que corresponda.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *