La Necesidad del Contacto Físico

Hay abrazos que curan el alma. El contacto físico puede combatir el estrés y es que recibir un abrazo libera tanta oxitocina que hace que nuestros niveles de tristeza o estrés disminuyan drásticamente.

La oxitocina es conocida como la hormona del amor, y genera enormes cambios dentro de nuestro organismo que nos ayudan a relajarnos y entrar en un estado de placer de mediano plazo.

Contacto fisico

Abrazar. El Símbolo de Protección Nato del Ser Humano.

Parece increíble, pero cuando se analiza la historia del ser humano, los abrazos siempre fueron un indicador de unificación.

Históricamente, las madres jugaron un papel importantísimo en el desarrollo de los hombres, pues ellas sentían la necesidad de abrazar a sus hijos porque sentían que de este modo les protegían.

Lo que no sabían es que este simple y gran acto de afecto daba a los niños la seguridad en sí mismo necesarias para combatir sus dilemas y crecer sanamente.

Las Caricias También Deben Ser Parte de la Rutina.

Así como siempre existió la necesidad de un abrazo entre madre e hijo, siempre existió la necesidad natural de las parejas de acariciarse.

Más allá de tener una connotación sexual, las caricias son el modo de afecto más fuerte junto con los besos.

Besos

Cada caricia representa algo, y cualquiera de ella puede liberar tantas hormonas de la felicidad que hacen disminuir el estrés y la tristeza drásticamente.

Una relación sin caricias, es una relación que no existe, y es que estas forman parte del lenguaje universal del afecto hacia otra persona.

Abrazar con el alma es importante, ya que, cuando lo hacemos hipócritamente, tienen un efecto contradictorio, generándonos incomodidad y estrés.

Si bien El contacto físico puede combatir el estrés  y levantar el Ánimo, la falta de este o incluso el exceso, pueden generarlo.

Cuando estamos mucho tiempo sin sentirnos protegidos o querido, nuestro organismo comienza a generar estrés, pues nuestra naturaleza es, y siempre ha sido, la de estar acompañados.

Levantar el animo

A su vez, el ser humano no puede renunciar por completo a su individualismo y estado de soledad, por lo que, un exceso de abrazos y afecto físico también pueden generar mucho estrés en la persona.

Los abrazos deben darse en los momentos correctos, darlos con cariño y no temer al contacto físico.

Vivimos en una época donde a pesar de que El contacto físico puede combatir el estrés, preferimos huir de él porque nos sentimos más cómodos dando afecto a través de un móvil.

Es momento de chatear menos, y abrazar más. Que el estrés lo quita una caricia, no un mensaje de texto.

Categorías: Bienestar

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *